LLARA: 

LA MALDICIÓN DE LAS ÁGUILAS

(Javier Pérez)

 

Cuando aúllan los lobos, una fibra más antigua que la razón se estremece en cada ser humano. Muchos, la mayoría, sienten un escalofrío y buscan el abrigo de la roca, de la manta conocida, de las llamas de la hoguera que  obliga a la oscuridad a retirarse unos pasos. Para estos es la hora del silencio, de esperar la madrugada rogando porque la fiera pase también hoy de largo.

             Pero hay otros, unos pocos, que cuando aúllan los lobos se levantan y responden. Y sin volverse velludos, sin que les crezcan los dientes como afirma la leyenda, pertenecen a la estirpe de los que huelen la sangre.

            Nadie sabe cómo se llega a ser de una clase o de la otra. No hay herencias, ni enseñanzas, ni madres que transmitan a sus hijas el secreto, ni padres que lo enseñen a sus primogénitos en el claro de un bosque.

            Nadie sabe qué bisagra los divide, y sólo hay un modo de distinguirlos: cuando aúllan los lobos, unos tiemblan y otros ríen.

Compartir en Facebook

 

Llara. La maldición de las águilas

 


 

Esta es la historia de la rebelión de lso hombres libres que se negaban a sacar oro para los romanos en las minas de las Médulas.

Las minas de las Médulas, al oeste de León, fueron la mayor explotación aurífera romana a cielo abierto. Se trataba de una mina fiscal, que enviaba directamente su producción a las arcas de Roma, y de su buen o mal funcionamiento dependía a menudo la salud financiera de todo el Imperio.

A día de hoy, quien contempla los restos de aquella explotación sin saber lo que ocurrió, aún se pregunta qué extraña maldición pudo caer sobre aquella tierra, o que gigantes la bombardearon.

Una mujer, poco más que una niña, entregada por su familia al prefecto romano como concubina, se revuelve un día contra su amo, huye al monte y busca a los hombres libres, a los que han tenido que regresar a la caza como actividad de supervivencia para no tener que  morir en las minas. Hay algo en ella que la distingue del resto: quizás el deseo de libertad o quizás el rencor de la que esperaba amor y recibió una burla. Hay algo implacable duro, tal vez siniestro, en su determinación de cobrarse venganza contra el hombre que la despreció y contra el Imperio entero

Llara no pretende vencer: los astures nunca estuvieron tan locos como para aspirar a derrotar al Imperio. No quiere imponer condiciones, no lucha por mejorar las vidas de los que se extenúan removiendo tierra. Sólo quiere enseñar a los romanos que nada es gratis, que no hay ofensa sin castigo, que no se puede amara a una mujer por ser salvaje y pretender al mismo tiempo convertirla en sumisa

 

Una trama histórica, las máquimnas de roma, su ingeniería, frente al conocimiento de la naturaleza y el amor a la tierra de los astures.

Una historia romántica de odio, amor, y voluntd de luchar.

 

javier Pérez,

El autor en Angulema, Francia.

 

LEA EL PRIMER CAPÍTULO GRATIS

------------

 

 

 


 

 

 


 

Realización

Alojamiento